La vuelta más rápida de la carrera se adjudicó inicialmente a M. Hasemi antes de que la Federación Japonesa de Automovilismo rectificara su error y se la adjudicara a J. Laffite.